jueves, 1 de septiembre de 2011

La carencia de ideología de los partidos políticos de Guatemala

Este tema es comúnmente mencionado en foros y espacios de opinión dentro del país. Y es que los partidos políticos en este país son solo vehículos para ocupar espacios de poder dentro del estado. No existe en sí democracia, sino un conjunto cada vez mayor de agrupaciones políticas que luchan por acaparar los jugosos sueldos de los funcionarios públicos, por esta razón el país carece de una cultura democrática.

El colapso de la Unión Soviética significó un duro golpe para la izquierda del mundo. En Guatemala la izquierda cada vez más debilitada tuvo que aceptar su incorporación a la vida política por medios legales, pero se fragmentó y es cada vez más débil. La derecha en cambio acaparó el poder, sin embargo, también fue fragmentándose, de un partido surgieron tres o cuatro nuevos, hasta el escenario actual.

La ideología conservadora derechista es dominante en casi todos los partidos. Es decir, mantener el status quo, rechazar las decisiones polémicas en torno a la moral conservadora, y evitar cualquier iniciativa por enmiendas constitucionales. Al no existir posibilidades en este terreno la discusión queda relegada a problemáticas generadas a partir de la descomposición social, como los altos niveles de violencia y el hambre.

La situación de crisis social en temas como seguridad, salud y educación centran las discusiones de los políticos. Esta derecha muta continuamente de un partido a otro, no logra consolidarse con una visión clara de país. La izquierda por su parte está conformada en diferentes partidos, que también carecen de propuestas y sobre todo credibilidad entre las personas.

Desafortunadamente la poca cultura democrática entre la población y las necesidades más urgentes hacen inviable una discusión profunda sobre la misión que los partidos políticos deben tener. La gente tiende a ser maniatada por las agrupaciones con baratijas, el descontento popular es alto, sin embargo, parece que aún no suficiente para que exista una demanda de los sectores populares organizados que demanden a los políticos propuestas serias.

En general existe en todos los partidos una visión moralista cristiana conservadora. Pretende privilegiar a los monopolios tradicionales, evitar reformas profundas, es decir, cambios constitucionales o del sistema económico. Entonces la propuesta en general no pasa de medidas paliativas, que si bien son necesarias no son duraderas en el largo plazo, un agravante es la penetración del crimen organizado en las instituciones del Estado.

En este sentido se requiere de un liderazgo y voluntad política para enfrentar la grave problemática. La concientización de la población recurriendo a recursos que sean posibles, como algunos medios de comunicación, intelectuales y la educación formal pueden contribuir a incrementar esa conciencia que propicie una mayor presión a las agrupaciones políticas para enfrentar los problemas.

Es también responsabilidad de los intelectuales sin importar su tendencia ideológica o interés de clase el no excluir de las discusiones la necesidad de ideología. No se trata de discursos vacíos, sino de propuestas fundadas en principios, tampoco de extremismos sesgados, el tema pasa por una verdadera construcción democrática.

La descomposición de las instituciones del Estado es un aspecto que preocupa. Puesto que se trata de administradores públicos, es decir su trabajo repercutirá en el futuro de una nación. Al no existir partidos o funcionarios que tengan una visión clara sobre su función seguirá siendo factible el que se corrompan con facilidad, además es una cadena muy larga que se hace casi invencible.

El último factor decisivo en este sentido recae nuevamente en las demandas puntuales de la población y en la organización de partidos sin visiones claras. Los que se seguirá buscando es la implementación de medidas de corto plazo, donde no exista visión de país o conciencia de desarrollo, sino un aprovechamiento de los negocios del Estado, un saqueo constante de recursos que se ha vuelto una historia repetida cada cuatro años.

Las propuestas innovadoras pueden surgir de movimientos sociales o intelectuales también. Pero estos deben existir primero, no es fácil desafiar a la ideología conservadora para proponer otro tipo de visiones que ejemplifiquen la verdadera diversidad de la sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada